Mantenimiento y conservación de telones para teatros

Limpieza y mantenimiento de los telones para teatros

Cortinajes Turia en el ámbito de la conservación preventiva de telones para teatros de segunda mano que en algunas ocasiones restaura para sus clientes están sometidos a una serie de medidas encaminadas a la correcta manipulación y cuidado, con el adecuado almacenamiento de las diferentes partes de los telones, constituye uno de los principales factores para recuperar todo el esplendor del telón de cuando fueron confeccionados por primera vez. Los distintos factores que debemos tener en cuenta para llevar a cabo el almacenamiento de los tejidos, especialmente susceptibles al deterioro, y en soluciones prácticas a problemas que cada día se plantean en muchos teatros cuando tienen que hacer frente o bien a la compra de un nuevo telón o restaurar el que tienen.

mantenimiento de telones para teatros

El deficiente estado de conservación de muchas de los tejidos que a veces nos llegan de teatros deriva principalmente de la desinformación o la negligencia, más que de la falta de recursos humanos y económicos. Existen unos criterios básicos, internacionalmente aceptados, que resulta obligado observar si queremos abordar eficazmente la conservación de nuestro patrimonio cultural textil. De la prudencia y el rigor en la manipulación, de la selección de materiales compatibles, de la estabilidad de las condiciones ambientales, como evitar humedades, etc… y del diseño de técnicas y sistemas adaptados, dependerá en buena medida la “calidad de vida” de los telones para teatros.

Los ácaros del polvo son uno de los problemas que nos encontramos con bastante frecuencia en algunos telones para teatros que nos llegan para restaurar, se pueden encontrar en casi todas las zonas. No sólo el telón, sino en el bambalinón, telones de fondo, arlequines, etc… Nuestro sistema de mantenimiento de telones consiste en extenderlos en barras de forma vertical y tras un primer análisis con un visor de aumentos de alta precisión, podemos determinar el tipo de ácaros del que está contaminado el tejido, para así aplicar el producto antiacaros adecuado. Una vez eliminados los ácaros, aplicamos un bacteriostático para prevenir e inhibir la proliferación de nuevas bacterias y microorganismos.