Etapas en la fabricación de butacas para cines

Etapas en la fabricación de butacas para cines

Las butacas para cines o similares que instalamos están fabricadas y  compuestas por un respaldo, generalmente formado de un cuerpo de espuma de poliuretano debidamente

Tapizado ignífugo M1, montado sobre un armazón o soporte que se fija al suelo a través de los correspondientes pies de anclajes en acero inoxidable y por un asiento, basculante replegable respecto del armazón, que llevan un doble resorte y que también está constituido generalmente por un cuerpo de espuma de poliuretano debidamente tapizado.

fabricacion de butacas para cines y teatros en valencia

Los asientos y respaldos de este tipo de butacas destinadas a cines y teatros se diseñan y obtienen fundamentalmente por dos procedimientos distintos que se describen a continuación.

Un primer procedimiento utilizado para la fabricación de asientos y respaldos para butacas de cines y similares comprende las siguientes fases o secuencias operativas.

– Obtención de un molde cuya forma interior corresponde a la forma externa prevista para el asiento o respaldo.

– Colocación en el molde de las correspondientes armaduras o estructuras metálicas de refuerzo.

– Vertido de poliuretano en el molde. Este componente se hace con polímeros ignífugos.

- Cierre de la tapa del molde en espera de que el poliuretano espume ocupando completamente el molde y configurando el cuerpo o molde del asiento o respaldo.

– Extracción del molde de espuma de poliuretano obtenido.

– Colocación sobre el cuerpo o molde de espuma de poliuretano de una serie de bandas de velcro o similar.

– Fijación sobre el molde de poliuretano, mediante las tiras de velcro, de la tapa de tapizado.

Este tapizado, está constituido generalmente por una capa textil que configurará la parte externa el asiento, una capa interna a través de la cual se fija a las tiras de velcro y, opcionalmente, una capa intermedia o barrera antifuego.

Butacas tapizadas para cines y teatros

– Cosido, a la tapa del tapizado, de las platabandas que configurarán los laterales del asiento o respaldo. Los travesaños están formados por el mismo material textil que la tapa del tapizado.

Dicho procedimiento presenta una serie de operaciones complejas entre los que pueden citarse los siguientes:

– En primer lugar, debe lograrse un molde para cada tipo de asiento o respaldo, ya que pequeñas variaciones en la forma de éstos implican la necesidad de fabricación de un nuevo molde, y debido al elevado costo económico de este elemento, es indudable que ello supone una cuestión clave muy a tener en cuenta.

– Para conseguir un buen acabado final del asiento durante la aplicación de la tapicería, se debe estirar ésta en todas las direcciones para que se aplique correctamente, por lo que la tela que constituye la parte externa de la tapicería, debe presentar características de elasticidad en ambas direcciones del tejido para permitir una buena adaptación a la forma externa del molde de poliuretano. Obviamente, cuando la tapicería incorpora una capa intermedia antifuego, de poca elasticidad, la adaptación a la espuma de poliuretano

será deficiente, resultando imposible reproducir rehundidos o formas complejas del molde.

– Una vez fijada la tapa de la tapicería al molde de poliuretano, se deben coser los travesaños que configuran los laterales del asiento o respaldo, operación que debe efectuarse manualmente con lo que se requiere una incorporación adicional de mano de obra.

Un segundo procedimiento, también utilizado en la obtención de butacas del tipo referido, comprende las siguientes fases operativas:

– Obtención de un molde cuya forma interior corresponde a la forma externa prevista para el asiento o respaldo.

– Colocación, en el interior del molde, de una pieza de tapicería sin cortar.

– Aplicación de vacío por la parte inferior del molde.

– Colocación de un molde de las correspondientes armaduras o estructura metálicas de refuerzo.

– Vertido del poliuretano sobre la tapicería.

– Cierre del molde en espera de que espume ocupando completamente el molde y configurando el interior del asiento o respaldo.

Este segundo procedimiento presenta los siguientes inconvenientes:

– Al igual que en el caso anterior, debe obtenerse un molde para cada tipo de asiento, aunque éstos presenten mínimas diferencias en su forma.

– Evitar asientos con bordes vivos o rehundidos con formas muy marcadas es una prioridad, siendo de aplicación únicamente para obtener asientos con formas redondeadas. Esto es debido, a que la tapicería se dispone en el interior del molde sin cortar y, como la capa intermedia de material ignífugo no tiene propiedades elásticas, la tapicería entonces debe tratarse con el sistema Overglok, para conseguir ajustarse debidamente a las paredes del molde, sobre todo en las zonas de las esquinas, de tal manera que la expansión del poliuretano pueda dar de si y ser capaz de ejercer sobre la tapicería la presión necesaria para que ésta se estire suficientemente como para permitir su adaptación a la superficie interna del molde.

Esta y otras muchas operaciones son las que llevamos acabo en nuestras principales fábricas de butacas para cines y teatros, siendo muy complejas y precisas cada serie de procedimientos. Nuestro departamento de calidad pone a cada paso la atención debida para hacerles llegar una butaca excepcional, sin defectos, confortable y adaptable a cualquier espacio.