Absorción Acústica

En Cortinajes Turia tenemos claro los conceptos fundamentales que se han de tratar a la hora de acondicionar acústicamente un local, por lo que debemos diferenciar inequívocamente para comprender en que consiste el tratamiento de los sonidos y evitar errores o malos entendidos en lo que respecta al correcto uso de los materiales que se emplean para tal fin: nuestras cortinas acústicas ofrecen el aislamiento acústico y por otro lado trata la absorción acústica ó fonoabsorción.

El concepto de aislamiento acústico es más simple de entender y además es el que más se conoce en general por ser el más común en determinados sectores. La reducción de decibelios de un tejido acústico puede ser de 7 a 9 decibelios tratándose de una cortina de algodón de 350grs.

cortinas acústicas

El sonido cuando se encuentra en un espacio cerrado, mientras no encuentra una superficie blanda y permeable, continúa reflejándose por un determinado tiempo hasta que llega a perderse y desaparecer, por lo tanto, dentro de un recinto, el sonido escuchado es la suma del que incide directamente desde la fuente hacia nosotros, más el que nos llega reflejado en paredes, piso y techo. Al tiempo que perdura el ruido dentro del recinto le llamamos “tiempo de reverberación” y se mide en segundos.

El ruido, proveniente del exterior o más fuentes sonoras (máquinas, equipo de audio o personas) se propaga por el espacio en forma esférica en todas direcciones. Cuando se encuentra o choca con una superficie “dura”, una parte la atraviesa y otra parte es reflejada. Cuanto más masa y rigidez tiene la superficie sobre la que incide, mayor es el porcentaje de sonido reflejado y a la vez menor es el sonido que la atraviesa, por lo tanto podríamos decir, que es como si se generase una concentración del sonido, en el interior de un recinto. Así, una misma fuente sonora y de igual intensidad, generará un ruido mucho mayor dentro de un recinto cerrado, que si estuviera en un gran espacio al aire libre, donde no hay reflexiones.

Al nivel más específico, la solución a tanto absorción acústica y la insonorización es potencialmente el mismo. Espacios abiertos, tales como techos altos, se nos plantean un desafío en lo que respecta al ruido en el entorno. Lo que se necesita para ayudar a reducir los problemas de ruido es reducir al mínimo el impacto de estos desafíos acústicos con métodos sencillos y conocidos de la prestaciones que nos ofrece unas cortinas acústicas de calidad. A nivel comercial, esto comienza a reducir el eco y mejorar la claridad del sonido en el medio ambiente. Esta solución es suficiente para muchas escuelas, salas de actos, salas de música o lugares donde los techos son muy altos o tienen huecos de ventanas muy grandes.